Beneficios

Tracklever redefine el conjunto de transmisión trasera con unos resultados revolucionarios…

El sistema Tracklever apuesta por buscar nuevas soluciones para los viejos problemas causados en la capacidad de tracción de las motocicletas por la interacción de la transmisión en la suspensión trasera.

El Tracklever elimina la interacción entre el “tiro de cadena” y el comportamiento del basculante y, por ende, de la suspensión.

Este fenómeno, en caso de pérdida de adherencia y subsiguiente agarre, causa el ¿inevitable? “flambeo” o “serpenteo” en  aceleración y puede acabar en high-side.

¿Quién dijo que las motos off-road deberán ser por siempre “iguales” a las actuales?

¿Quién dijo que el fenómeno “high-side” es inevitable?

Tracklever ofrece soluciones innovadoras y eficaces.

Concepto

El Tracklever nace como respuesta a las caídas en una moto con transmisión tradicional tras la secuencia “derrapada-agarre”.

En una moto clásica, al derrapar, la suspensión trasera se extiende repentinamente por el efecto del tiro de cadena, que converge sobre el basculante.

Cuando el neumático vuelve a agarrar, la suspensión se comprime violentamente.

En el Tracklever, sin embargo, no hay diferencia entre el ángulo del basculante y el de “antisquat” –en el que se ejerce la fuerza de contacto con el suelo-, y como el diámetro del piñón de salida es el mismo que el de la corona, el momento y las fuerzas que causan la cadena sobre el basculante desaparecen…

fig1

En una moto normal, al acelerar se producen interacciones entre el tiro de cadena y la suspensión, cuyo equilibrio depende de la adherencia del terreno. Si ésta desaparece, y la moto derrapa, el basculante se extiende y provoca violentas reacciones. En el Tracklever, el doble plato con coronas de tamaño similar, y el propio ángulo de dirección del basculante, que coincide con el ángulo antisquat de la moto, eliminan el problema…

fig2

El sistema Tracklever consigue además, al colocar el basculante inclinado entre 25º y 30º, unas variaciones de geometría que podrían asimilarse a las que consigue en el tren anterior una horquilla telescópica: la moto es corta en los ángulos, pero “alarga” la batalla para ganar estabilidad en las curvas rápidas… El resultado del Tracklever es brillante: anula los puntos muertos de adherencia en la transición entre frenada y aceleración, facilitando el empalmar la derrapada de frenada con la de salida de curva, y eliminando el latigazo final…